Cuando a mediados del 2006, los futuros fundadores de FAMM se reunieron por primera vez, la motivación que cada uno traía consigo era la de trabajar por la primera infancia.

Con la certeza de que destinarían sus energías a mejorar la situación de los niños y niñas de nuestro país y de la región, convinieron que sería dicho aporte seria a través de la pedagogía Montessori.

¿Por qué?

Porque cada uno de ellos ya sabia del impacto y la replicabilidad de Montessori tanto por haber visitado ambientes Montessori alrededor del mundo como por haber visto los atrios en la Catequesis del Buen Pastor, haber sido padres de niños Montessori y por haberlo estudiado en ámbitos académicos.

Porque cada uno sabia que este método entiende la naturaleza del niño pequeño como ningún otro y la respeta a ultranza; porque enseña a los adultos cómo es esencialmente ese niño y muestra, de manera concreta y replicable en todo tipo de entorno, cómo conocerlo e interactuar con él de forma natural y respetuosa.

Fue en 2007 cuando los fundadores se plantearon los siguientes OBJETIVOS:

  • Crear un Centro de Entrenamiento acreditado por AMI para la capacitación de docentes como Guías Montessori.
  • Apoyar la creación de nuevas escuelas Montessori y promover la conversión de escuelas públicas y privadas a la pedagogía Montessori.
  • Trabajar por la equidad educativa brindando especial apoyo a instituciones de escasos recursos interesadas en adoptar la pedagogía Montessori.
  • Crear una Escuela para Padres que los apoye, estimule y oriente en su tarea de primeros educadores.
  • Organizar jornadas, talleres, conferencias y demás actividades que contribuyan a comprender, difundir y promover la filosofía Montessori en los distintos ámbitos de la sociedad.
  • Cooperar con otras organizaciones en el desarrollo de la educación y la defensa de los derechos de los niños guiados por la convicción de que un niño plenamente desarrollado se convierte en un individuo comprometido con la solidaridad, el progreso social y la paz.

Y definieron la misión que guía a FAMM: desde su fundación en 2007:

Contribuir a la educación de los niños en Argentina y Sudamérica para que alcancen su completo desarrollo como personas, a través de la difusión de los principios y la promoción de las prácticas pedagógicas elaboradas por la Dra. María Montessori; tanto en ámbitos de educación pública como privada, tanto formal como no formal.

Y los principios que la sustentan: el apoyo al desarrollo integral de la persona en todas sus dimensiones: física, psíquica, social y espiritual, ya que, sólo un desarrollo integral le permitirá llevar una vida plena y trascendente.

Para cumplir con su misión la Fundación Argentina María Montessori ofrece en Argentina los cursos y programas de formación Montessori creados por la Association Montessori Internationale (AMI), fundada por la propia Dra. Montessori en 1929 para la protección de su legado. La AMI es una ONG con representación en UNESCO desde 1985.